Por qué deberías visitar los países ex-yugoslavos

Como remate a mi guía de los Balcanes, hoy vengo a contarte por qué deberías visitar los países ex-yugoslavos y hablarte un poco sobre mi experiencia en ellos.

Estos países son: Eslovenia, Croacia, Serbia, Bosnia y Herzegovina, Montenegro, Macedonia del Norte y Kosovo.

Pero antes de empezar con los motivos para visitar esta zona y mi experiencia en ella, es importantísimo tener un poco de contexto histórico

 

 

Contexto histórico

Estos países son: Eslovenia, Croacia, Serbia, Bosnia y Herzegovina, Macedonia del Norte, Montenegro y, sin reconocimiento internacional pleno, Kosovo.

Si hay algo que marca, en cierto modo, la situación actual en estos países es su pertenencia a la extinta Yugoslavia.

Para resumir, en 1918 nació el Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos con el gobierno de Alejandro I de Yugoslavia. Esta unión de pueblos fue un caos desde su inicio debido a las diferencias entre ellos y al centralismo del gobierno en torno a los serbios.

Durante la Segunda Guerra Mundial, existieron estados satélite nazis hasta que, al fin de la guerra, el mariscal Tito unificó los territorios y creó la República Federativa de Yugoslavia, formada por los países que mencioné al principio siendo Kosovo y Voivodina regiones autónomas dentro de Serbia.

La Yugoslavia de Tito fue un estado de corte comunista pero distanciado de la URSS (y de la OTAN) y fue uno de los principales países del Movimiento de Países no Alineados.

Tito consiguió mantener los diferentes territorios de Yugoslavia unidos, consiguió que existiese un estado de paz entre las diferentes etnias y consiguió progresar económica y socialmente (de hecho, hay gente que hoy en día hecha de menos a Tito).

Bandera de Yugoslavia

Con la muerte de Tito en 1980, toda esa paz, unidad y progreso desapareció dando lugar al comienzo del fin de Yugoslavia.

A partir de ahí, en Serbia comenzó la ascensión al poder de partidos nacionalistas que creían en el concepto de la Gran Serbia (concepto por el que todo el territorio yugoslavo debía ser una extensión de esta) y querían recuperar el poder perdido por Serbia.

Como respuesta a este nacionalismo serbio, comenzaron a aparecer en Eslovenia y Croacia ansias por la independencia.

El 25 de junio de 1991, Eslovenia y Croacia se convirtieron en las primeras repúblicas en declarar su independencia de Yugoslavia. Eslovenia la consiguió sin mayores problemas no siendo así el caso de Croacia, que entró en una guerra con Serbia que se vería “duplicada” en la Guerra de Bosnia. La paz e independencia total de Croacia llegaron en 1995.

En septiembre de 1991, la República de Macedonia también declaró su independencia y la consiguió sin mayores problemas.

En Bosnia y Herzegovina la independencia fue mucho más difícil de conseguir, teniendo que pasar una tremenda guerra desde el 1992 para conseguirla finalmente en 1995. El país, a día de hoy, se divide en 3 etnias.

En 1992, Serbia y Montenegro abandonaron el socialismo y adoptaron el nombre de República Federal de Yugoslavia.

Debido a los constantes conflictos, entre 1998 y 1999 existió una terrible guerra en Kosovo (kosovares contra serbios) que terminó con la ONU siendo tutora del territorio de Kosovo en 1999 después de bombardear Belgrado. Kosovo era (y es) de mayoría albanesa, étnicamente diferente a Serbia, por eso quisieron independizarse.

En 2003, el país se pasó a denominar Serbia y Montenegro. Desaparecía, así, la última entidad política con el nombre de Yugoslavia.

Montenegro se independizó en 2006 y, el 17 de febrero de 2008, Kosovo declaró su independencia de Serbia (parcialmente reconocida por la comunidad internacional).

Eslovenia entró en la Unión Europea en 2005 y Croacia en 2013 siendo que Bosnia y Herzegovina, Montenegro, Macedonia del Norte y Serbia son países oficiales candidatos a entrar en la UE y están en diferentes partes del proceso de adhesión a la Unión.

En realidad, este tema es muy complicado y no sé si lo he resumido muy bien… La cuestión es que, como puedes ver, la historia reciente de estos países es muy complicada y marca mucho a varios de los países que formaban parte de Yugoslavia especialmente en Bosnia y Kosovo.

 

Motivos para visitarlos

Que conste que lo que para mí son motivos igual para ti no lo son ¡lo que escribo a continuación representa mi opinión y experiencia personal!

 

Son interesantes

Los encuentro muy interesantes por diferentes motivos entre los que destacarían su historia y su cultura.

La increíble (y triste) historia reciente y su mezcla cultural incluso dentro del mismo país (caso de Bosnia y Herzegovina) son cosas que necesitas conocer sí o sí y considero que son realmente interesantes de conocer.

 

No están masificados

Por suerte o por desgracia, quitando quizás Croacia y un poco Eslovenia, los países ex-yugoslavos no son excesivamente visitados.

Sí, tienen turismo, pero a unos niveles muy inferiores si lo comparamos con otros países de Europa.

Esta inexistente masificación, para mí, es un punto a favor y un buen motivo para visitarlos.

Skopje, Macedonia del Norte

 

Son bonitos

Sí, pese a ser diferentes en cuanto a estilos y arquitectura de las ciudades, son, de forma diferente cada uno, bonitos y atractivos, por lo menos para mí. Además, a nivel natural, ¡son alucinantes!

Lago Bled, Eslovenia

 

Ofrecen muchísimas cosas

No solo son bonitos sino que ofrecen muchísimas cosas que hacer.

Además de muchos lugares de interés, ofrecen mil actividades al aire libre tanto de playa/mar como de montaña, vamos, que seas como seas y te guste lo que te guste, encontrarás algo que hacer.

En mi anterior post sobre qué ver en los Balcanes podrás ver más detalladamente lugares interesantes que puedes visitar en los países ex-yugoslavos.

Split, Croacia

 

Son baratos

A excepción de Dubrovnik, los diferentes destinos en estos países y los países en general son baratos.

Sí, quizás llegar a ellos es más caro que un vuelo al centro de Europa, pero una vez estés allí verás que realmente compensa haber pagado/tardado más si a cambio tienes buenos precios en el destino.

Ya hablé sobre precios en mi anterior post sobre consejos para viajar a los Balcanes así que allí podrás ver un poco más sobre los precios de cada país ex-yugoslavo.

Belgrado, Serbia

 

Son acogedores

Por regla general, los habitantes de estos países ven con buenos ojos a los turistas.

Según me han contado locales, aprecian mucho el hecho de que haya gente (como yo) que visite y se interese por su país, su cultura, su patrimonio y sus costumbres.

Cuando estás allí mucha gente te demuestra activamente ese afecto, especialmente en Bosnia y Herzegovina, Kosovo y Macedonia del Norte, ya que en otros como Eslovenia o Croacia están más acostumbrados al turismo.

De todos los lugares a los que he ido en estos países, lo peor que han hecho los locales es mostrar indiferencia, pero nunca he tenido malas experiencias con ninguno de ellos. Los más agradables hasta ahora han sido sin duda los eslovenos.

 

Son diferentes

Comparándolo con el resto de Europa y los destinos míticos (Francia, Portugal, España, Alemania, Países Bajos, Austria, Italia, Reino Unido…) los países ex-yugoslavos son diferentes en muchos sentidos.

Para mí ser diferente y salirse de lo típico ya es un motivo más que suficiente para querer viajar a un lugar, así que, entre otros países de Europa, estos son varios de esos “destinos diferentes” indispensables.

Y pasa algo muy curioso y es que, incluso los países ex-yugoslavos, son súper diferentes entre ellos pese a tener una historia común.

Ferizaj, Kosovo

 

No están lejos

Si quieres una experiencia de viaje diferente no hace falta que te vayas a destinos lejanos como Tailandia o la India. A ver, que no estoy comparando estos países con los ex-yugoslavos, pero que si quieres salirte de los destinos comunes europeos, en los países ex-yugoslavos tienes una solución cercana y no tan cara como viajar a Asia o África.

 

Mi experiencia en ellos

¿Qué puedo decir de mi experiencia en los países ex-yugoslavos?

Pues que, aunque me queden muchos sitios de la zona por conocer, ¡hasta ahora todo ha sido todo perfecto!

A excepción de Montenegro, que me esperaba otra cosa, todos los países ex-yugoslavos me han encantado.

Puedes saber un poco más sobre mi experiencia en estos países en mi post sobre qué ver en los Balcanes en el que hablo un poco de cada lugar en el que he estado en la zona.

Mostar, Bosnia y Herzegovina

 

¡Hasta aquí este post! Espero que te haya gustado y haberte convencido para visitar estos increíbles destinos y si quieres saber más sobre viajar a los Balcanes, ¡visita mi guía haciendo click aquí!

 

Balcanes

 

 


 

¡Si te gusta el blog no te olvides de seguir a V de Viajar en las redes sociales para no perderte ningún post! Puedes darle a like a la página de Facebook, seguirme en mi cuenta de Instagram o suscribirte a mi canal de YouTube. También si tienes dudas o sugerencias puedes mandarme un mensaje a esas mismas redes o a info@vdeviajar.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top