Qué ver en San Marino y cómo conseguir el visado turístico

Hoy toca hablar de qué ver en San Marino.

La Serenissima Repubblica di San Marino es un pequeño país, de hecho es el Estado soberano más antiguo del mundo, ya que su fundación data del año 301 según la tradición (la primera existencia documentada del país data del siglo X), de poco más de 61km cuadrados, rodeado completamente por Italia y con aproximadamente 33 mil habitantes.

Su economía depende al 50% del turismo y otros capítulos importantes de la misma son la electrónica, la banca, la cerámica y la filatelia.

En julio de 2020 me decidí a visitar la pequeña (y primera) república y hoy vengo a contarte cómo llegar a ella, qué ver en la ciudad de San Marino, cómo obtener el visado (simbólico) de turista y cómo fue mi experiencia.

 

Cómo llegar

Cómo llegar a San Marino

 

Qué ver

Restringiéndonos a San Marino ciudad, se puede decir que es una ciudad o, mejor dicho, villa, que parece un cuento de hadas.

Es bonito y encantador el conjunto en sí, a nivel lugares o monumentos individuales no hay ninguno del que puedas decir “oh, es el monumento más bonito que he visto en mi vida, me encanta”.

Lo bonito de San Marino es caminar por sus calles medievales (con sus edificios rehabilitados) y por el Monte Titano. Descubrirás rincones encantadores allá donde vayas.

 

Visado de turista

Me encanta tener sellos en mi pasaporte y en San Marino tuve bastante “suerte”. Sabía que había lugares en los que te sellaban el pasaporte simbólicamente pero no sabía que en San Marino también podía.

Por lo visto los microestados como San Marino, Liechtenstein, Mónaco o Andorra, ganan bastante dinero vendiendo sellados de pasaporte y con la filatelia.

El caso es que en San Marino podrás obtener un visado de turista con holograma y sello pagando 5€.

Podrás conseguirlo en la oficina de turismo, en Contrada Omagnano, justo al lado de la entrada del funicular.

 

Vídeo y mi experiencia

Lo cierto es que, pese a finalmente haberlo visitado rápido y corriendo, San Marino me sorprendió para bien.

Me pareció una villa muy cuca, encantadora y agradable. Como dije en el apartado sobre qué ver, no tiene demasiados monumentos concretos que impresionen en exceso, lo bonito es el conjunto.

Una cosa a resaltar es que las vistas desde lo alto de San Marino son impresionantes, ¡puedes verlas en el vídeo!

 

 


 

¡Si te gusta el blog no te olvides de seguir a V de Viajar en las redes sociales para no perderte ningún post! Puedes darle a like a la página de Facebook, seguirme en mi cuenta de Instagram o suscribirte a mi canal de YouTube. También si tienes dudas o sugerencias puedes mandarme un mensaje a esas mismas redes o a info@vdeviajar.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top